lunes, 9 de noviembre de 2009

No le hizo falta que le echarán ninguna mano

No es fácil llegar a la élite en el mundo del fútbol. Nacer sin una mano no ayuda, pero Álex Sánchez se ha sobrepuesto a estas barreras y ha cumplido su sueño: debutar en Primera División con el Real Zaragoza.

Después de ser convocado en varias ocasiones por Marcelino García Toral, Álex Sánchez consiguió en Mestalla el premio a toda una vida de esfuerzo por superar las adversidades y se estrenó como jugador de Primera División con el equipo de su vida, el Real Zaragoza.

Este zaragozano de 20 años llegó al mundo siendo especial. Le faltaba la mano derecha, pero la vida le compensó con una cabeza privilegiada. El paso de los años le curtió y le enseñó a afrontar la vida sin sentirse diferente. Compaginó el fútbol, donde pronto se vieron sus cualidades, con sus estudios, que salían adelante con buenas calificaciones.

Con el balón en los pies, comenzó en los Jesuitas de Zaragoza. Allí conoció a Ander Herrera, amigo que le ha acompañado hasta la actualidad. A los 18 años, pasó a formar parte del Universidad Zaragoza C, el tercer equipo del conjunto maño. Desde entonces, y tras superar años antes la tentación de dejar el fútbol para centrarse en sus estudios, su ascensión ha sido fulgurante.

Con los pies en el suelo, cursa 3º de Derecho y tiene en mente comenzar el próximo curso con las Ciencias Políticas. Álex Sánchez No olvida de donde viene y reconoce que "No creo que tenga ningún mérito jugar al fútbol como lo hago yo. Lo importante son otras cosas". Con mérito o sin él, el canterano zaragocista se ha convertido en el primer jugador manco en la historia de la Liga.

J. O. / Eurosport

2 comentarios:

Ángel Raúl dijo...

Con dos cojones.... hostias.. Mira que leo periódicos y noticias a lo largo del día y no había reparado en esa...

Muy buena...
Me ha hecho pensar y recordar grandes esfuerzos de grandes personas...

JuanMa dijo...

Joder, no tenía ni idea.

Una historia preciosa de superación.